17.12.15

Latidos

Todos mis "latidos" o pequeños poemas, recopilados en este humilde librito

27.4.15

RETAZOS

 

I

 Mastico el camino
con un temblor en los ojos,
y un derrumbe me devuelve el tiempo
derramado,
como un tapiz que no consigo desgranar.

 II

 Germinan los años y huele la piel sinsabores.
La nostalgia dibuja una cadena,
mientras la vida,

es eso que pasa
sin darnos cuenta.

III

Devorando abismos,
se filtran sombras confinadas,
ellas, asoman en tumulto,
tropezando entre  rendijas.


IV

Agonizan las cartas sin echar en la alacena,
ellas aún viven,
al tiempo que la memoria,
irremediablemente se extingue.

 
 

4.2.15

FRAGILIDAD

FRAGILIDAD

El ruido se acentúa cuando rebasas la sombra,
y  revocas los cauces en  sentencias de luz,
y en un latir de poema,
 te sientes ausencia,
y es liviano el dolor.

NOSTALGIA
Cuando el aire se convierte en ayes sin suspiros,
cuando la noche adolece murmurando sin descanso,
cuando las horas son como tumbas en tumulto,
me desnudo de mí
y en sinónimos me multiplico,
como si fuera sombra,
como si fuera aire,
como si fuera un simple
retazo de soledad sin nombre.

DESTIERRO

En conversación  de agonías,
cancelas la música y fabricas olvidos,
palpas su magnitud,
dejando la piel en las aceras,
sobrevives como matas, 
sacudiendo estaciones con techos de cristal.

INCERTIDUMBRE

Es ese breve instante en que la duda
es un gusano miserable,
fracción de tiempo
en que ese mezquino dios,
nos hace esclavos de su feudo.


15.12.14

FELICIDADES

FELICIDADES amiga mía,  disfruta del día. bss

6.12.14

QUE NO SE NOTE

Viajo incansable entre retazos de lluvia
y restos de sombras pegados en mi almohada,
con las manos enguantadas en milagros
y la voluntad  diseminada entre los dedos.

Despojada de inocencia,
con la incertidumbre instalada en los talones,
desdoblo la soledad sobreviviendo al borde de la piel.

(Que no se note que tiemblo)

Cuando el  ruido se acentúa entre las sabanas
y se talla la inquietud en marejadas,
me desnudo de mí,
olvido la cordura y me ausento,
 quedando irremediablemente colgada en los aleros.

A QUEMARROPA

Como desvestirse de esta lluvia
que promete desbordarse
 y se desangra inexorable,
sorprendiendo cada tacto de mimosas.

Cómo dimitir de la profanación lunática
que se derrama en el pecho,
mientras nos contamos los ojos,
sorbiéndonos la piel,
midiéndonos despacio,
quemándonos del ansia.
Olvidando de nuevo los cadáveres,
dejándolos danzar sobre las ascuas,
sucumbimos como obsesos a un indulto temporal,
haciendo realidad el deseo de morir a quemarropa.

EL TIEMPO FUERA DE TIEMPO


I

El tiempo nos cambió la voz y las palabras,
hasta la mirada tuvimos de nuevo que aprenderla
para conocer el alcance de los gestos.
Beber de nuevas fuentes
donde encharcar de miel  los ojos,
para colmar nuestros ahítos
 de antigua sed y de ternura.

II

El tiempo es un telón cosido al viento que
 deletrea nuestro nombre hasta aprenderlo,
luego sin consideración..
lo olvida.

III

Adiestramos nuestros días,
en un enjambre de hartazgos displicentes,
extirpamos el tiempo
descolgando horas caducas,
sin darnos cuenta..
solo el reloj
sobrevivía.

IV

Maldito tiempo sin horas
que se acumula en la mente desangrada,
el reloj grazna sus horas como un tirano febril.
Sus tic-tac,
 se desprenden como pétalos marchitos,
 irremediablemente
vencidos.

5.4.14

A RAS DE SUELO. Latidos-13º


 

l

 

Esta tierra mía

perfora como una trepanación

cada rastro y cada sombra de mi misma,

y sobrevuelo a ras de suelo velándome la sombra,

con una cruz y la mortaja por montera.

 

ll

 

Recuérdame que pase de puntillas,

cada vez que suene un fogonazo por tu sombra

y se me  doblen como juncos las rodillas,

en el juego tenaz de la sospecha.

 

lll

 

Como cometas por el cielo revolotean

naufragios y seísmos,

creando una conmoción desorbitada,

al alba,

se me devuelve mi nombre,

mi voz y la cordura,

entonces,

 soy vida y fulgor manso.

 

lV

 

Ese arrastrar miradas desde adentro,

ese sumar azules desde fuera,

ese transitar por remolinos,

ese caminar descalza sobre el cielo

y seguir despierta siempre

a ras de suelo.

 

 

 

 

 

30.3.14

SILENCIOS Latidos 12º


l
Hay silencios de luna,
hambrientos de oquedades,
hay silencios de escarcha
que construyen soledades,
hay silencios donde el alma se amanceba
presa de su gracia,
hay silencios doloridos,
que explosionan sin descarga.
hay silencios negros,
de vómito y de nausea,
hay silencios de arrebato,
donde hay solo una oración,
piel con piel, fuego,
beso, tacto,


ll

Esos retazos de niebla,
pedazos de eternidad colgados del universo,
amalgama de vida suspendida
en noches orladas de silencios.

lll

Silencio a veces,
 vuelo de alondras,
sortilegio,
en otras,
desesperada necedad
que estalla como un desplante,
contenedor de lluvia
en caudal adolorido.

lV

Las mareas no susurran,
el silencio es su cosecha,
las olas se desparraman agonizantes
cansadas de gritar ausencias,
es tiempo de conjugar mañanas.

V

La soledad no es angustia,
el dolor es su silencio. 

26.2.14

ESCARAMUZA


 Como si en arrebato sucumbes de mariposas,
o en estornudo pereces de inanición,
qué más da apresar la boca con grilletes,
o estalle en la refriega un  corazón ,
el caso es que..
tú, tanteas,
yo, consiento,
tú, apuntas,
yo,  olvido,
tú, seduces,
yo,  flaqueo,
tú matas,
 y yo. .
yo,  finjo que te creo.

 

11.2.14

ALQUIMIA


Alquimia
para trasmutar  el  vínculo sagrado
que  resuena infatigable,
dejando secos los espantos.

 Alquimia
para trastocar las palabras que arrebatan,
se propagan como una exhalación
y hacen sentir su sacudida.

 Alquimia
para sobrevivir a miradas que aceleran el latido,
acechan poseyendo,
dejando  a la intemperie voluntad y desatino.

 Alquimia
para primaveras derramadas y en desahucio,
para el disfraz y la codicia,
para mordazas clandestinas,
para caníbales del  légamo y la inquina.

 Alquimia para transformar la traición, el odio y el olvido.

27.1.14

IMPÁVIDA HUELLA

¿Cómo  saqueó el tiempo
tanta cicatriz en el pecho?
qué dirección tomaron  las heridas
dejando retazos de escarcha
al desdoblar el silencio.

 Sombra latiendo en cada palabra,
más allá de lo evidente,
en flemático gesto,
más allá de la pupila,
aún más dentro,
subsistiendo en pliegues de la noche,
navegando entre verso y verso.