27.9.16

VINO AMARGO

Esta noche bebo la tristeza en vaso grande,
el vino amargo está servido
y el dolor empuja hacia el suelo con correas invisibles.

Angustia la frialdad con que vivimos
y esa suprema maestría
de mirar hacia otro lado a conveniencia.

Duelen las almas malgastadas
por dioses miserables del légamo y del barro.

Cuesta pensar que todos somos seres con un mismo legado.

Acongoja saber,

que la vida, no es más que ese suspiro robado  al prójimo
sin más trascendencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita y tus comentarios.